Federacion Venezolana de

Institutos Seculares

gallery/fevis

Un Instituto Secular es un Instituto de Vida Consagrada, que se puede definir como una comunidad espiritual de personas que viven su consagración en medio del mundo y que trabajan para la santificación del mismo.

    Ya a finales del siglo XIX surgieron diversos grupos que deseaban vivir el Evangelio en su integridad, pero conviviendo con sus hermanos en la sociedad, empeñándose a que nada, en su forma de vivir, los diferenciase de los demás, pero no es sino hasta la primera mitad del siglo XX que esta forma de vida consagrada obtiene reconocimiento jurídico por parte de la Iglesia.

    Ciertamente, con la promulgación el 2 de Febrero 1947, de la Constitución Apostólica "Provida Mater Ecclesia", el Papa Pío XII fundaba los Institutos Seculares, cuyos miembros se caracterizan porque viven su propia consagración a Dios en el mundo, a través de la profesión de los Consejos Evangélicos en el contexto de sus estructuras temporales, para ser, de este modo, levadura de sabiduría y testimonios de la Gracia en el ámbito de la vida social, económica, cultural y política.

     Los Institutos Seculares constituyen todavía una realidad muy joven en la Iglesia, por lo que es posible que aun sean desconocidos por muchos cristianos, inclusive por muchos sacerdotes y religiosos. Sin embargo esta realidad configura la experiencia diaria de miles de cristianos consagrados en el mundo, mezclados entre los demás, en las condiciones ordinarias de la vida y en las variadas circunstancias familiares, profesionales, políticas, pastorales.

     Los Institutos Seculares se distinguen por una forma de consagración especial, cuyos elementos específicos son: La Secularidad y la Consagración. En efecto, los miembros de un Instituto Secular están plenamente consagrados a Dios mediante los Consejos Evangélicos de Pobreza, Castidad y Obediencia como un religioso, pero siguen siendo plenamente laicos como cualquier cristiano bautizado. No son religiosos ni viven de ninguna manera una vida que se aproxime o imite a la vida religiosa.

     El miembro de un instituto secular es una persona que ofrenda su vida a Dios en un estilo de consagración que le permite encauzar sus deseos de entrega a la extensión del Reino de Cristo, a través de una vida de profunda oración y de intensa actividad apostólica, llamado a vivir y trabajar dentro de la sociedad humana sin perder su estado seglar, es decir, vive una vida de consagración secular. Así “Secularidad” y “Consagración” resumen todo lo que es un instituto secular.

     A través de esta síntesis (que es específica para ellos) los miembros de los Institutos Seculares procuran introducir en la sociedad las nuevas energías del Reino de Cristo, tratando de transformar el mundo desde su interior

    

Los miembros de un Instituto Secular conducen sus propias vidas en el contexto ordinario del mundo, viviendo solos, con su propia familia o en grupos de vida fraterna, de acuerdo con las constituciones del instituto al cual pertenecen, sin ningún signo exterior, para que el mundo comprenda que ellos son laicos como todos los laicos, con una misión concreta: Ser “semejantes a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó toda la masa" (Lc, 13, 21)

 

Los Institutos Seculares

www.000webhost.com